Manifestantes que participaron de cacerolazos en protesta contra la reforma previsional confluyeron hacia la plaza del Congreso, donde realizan una vigilia para exigir ser escuchados por los diputados y que detengan la votación del ajuste a los jubilados a través de la reforma previsional.

La mayoría de los manifestantes no exhibía banderías polítcas y un gran operativo de seguridad de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires impedía llegar hasta las puertas del Palacio Legislativo.

La reunión fuera del Congreso comenzó anoche luego de que vecinos de la Ciudad de Buenos Aires golpearan cacerolas en distintos barrios contra la reforma previsional y en repudio a la violencia desatada en la jornada de ayer.

También hubo cacerolazos en La Plata y varias capitales del interior, como Neuquén, Córdoba y Tucumán.

Otra protesta similar ocurrió en las cercanías de la quinta presidencial de Olivos, según mostraron imágenes divulgadas a través de redes sociales.

En esta nota