El piloto estadounidense Bryce Menzies (MINI), que debutaba en este Dakar 2018, despedazó su vehículo a pocos kilómetros de la salida de la segunda etapa.

Menzies y su copiloto y compatriota, Peter Mortensen, resultaron ilesos y pudieron abandonar el auto por sus propios medios, pero el Mini quedó inservible por la pérdida de la rueda delantera derecha.

Embed

Desde la cuenta oficial de Twitter del competidor informaron que se encuentra bien.

El piloto había completado la primera etapa en el cuarto lugar, pero durante la especial del segundo día (Pisco-Pisco, de 267 kilómetros) sufrió un accidente a sólo seis kilómetros de partir.