El presidente Mauricio Macri rompió la veda electoral al pedirle a los votantes que "se expresen con alegría a favor de este cambio que estamos haciendo", cuando concurrió a sufragar en una escuela de Palermo.

Si bien la veda electoral rige hasta el fina de la jornada, el jefe de Estado le pidió abiertamente a los electores que opten por la opción oficialista y luego se retiró para almorzar en la quinta familiar ubicada en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas.

El jefe de Estado dijo que se disponía a almorzar junto a la primera prencadidata a senadora por Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires, Elisa Carrió, familiares y amigos en la quinta de la familia Macri.

Embed

"Les pido que nos expresemos en todos lados con alegría por este cambio que estamos haciendo", señaló Macri a la prensa tras votar en la escuela N° 16 Wencelao Posse, en la calle Juancal 3131, en el barrio porteño de Palermo.

Con esa expresión, el mandatario violó la veda. El inciso f del artículos 71 del Código Nacional Electoral en el que se prohíbe a todas las personas "realizar actos públicos de proselitismo y publicar y difundir encuestas y sondeos preelectorales, desde cuarenta y ocho horas antes de la iniciación del comicio y hasta el cierre del mismo. (Inciso sustituido por art. 4 de la Ley N°25.610 B.O. 8/7/2002)".

El mandatario sostuvo que las elecciones se estaban llevando a cabo de manera "normal" en todo el país, con la excepción de la provincia de Misiones en la que la jornada se veía afectada por un intenso temporal.

Al ser consultado sobre las denuncias por la desaparición de boletas de los espacios de Cristina Kirchner, Sergio Massa y Florencio Randazzo, Macri respondió: "No estoy al tanto y hasta ahora no he tenido ninguna información oficial al respecto".

Embed

En esta nota