Lionel Messi volvió a brillar en la victoria por 3 a 0 del Barcelona sobre el Real Madrid y protagonizó una particular jugada que concluyó con el tercer gol del elenco catalán.

LEÉ MÁS: La cruel decisión que tomó el Sevilla con el 'Toto' Berizzo

Sobre los 92 minutos de juego, la 'Pulga' se arriesgó para salvar un pase defectuoso de Sergio Busquets y conectó una pared con el mediocampista español sobre el costado derecho del ataque 'Blaugrana'.

Embed

El argentino arremetió a toda velocidad en el área y dejó atrás a Marcelo, al tiempo que perdió uno de sus botines. Ya descalzo, el 10 asistió a Aleix Vidal para que cierre la cuenta de la goleada en el Santiago Bernabéu.

Embed

Messi fue la estrella excluyente del partido e incluso marcó el segundo tanto del encuentro desde el punto penal.