Manchester City y Liverpool jugaban un partidazo por una nueva fecha de la Premier League cuando el jugador de los 'Reds' Saido Mané le lanzó una terrible patada voladora al arquero Ederson.

LEÉ MÁS: VIDEO | El increíble gol que no hicieron ni Messi ni Ronaldo

El 'City' ganaba por 1 a 0 a los 37 minutos cuando Mané corrió un pelotazo largo para tratar de empatar el partido. El jugador no midió los riesgos, levantó la pierna con vehemencia y le rompió la cara de una patada al guardameta.

El jugador del Manchester debió ser retirado en camilla y en su lugar ingresó el chileno Claudio Bravo. La situación debe haber enojado a los dirigidos por Pep Guardiola, que se despacharon con un contundente 5 a 0.

Embed

En esta nota