El futbolista bosnio Marin Galic, de 22 años, sufrió una dura patada durante un partido y los médicos debieron quitarle un testículo por una grave lesión.

LEÉ MÁS: VIDEO: Criminal patada voladora en una liga argentina

El hecho sucedió durante un partido de la Copa de Bosnia. Galic trasladaba la pelota sobre el costado derecho del ataque y un rival se lanzó desde atrás con una furiosa patada que le dio de lleno en los testículos.

Embed

El hecho sucedió durante un partido de la Copa de Bosnia. Galic trasladaba la pelota sobre el costado derecho del ataque y un rival se lanzó desde atrás con una furiosa patada que le dio de lleno en los testículos.

El jugador ya no se pudo levantar y el encuentro debió detenerse, pero ninguno de los protagonistas imaginaba las consecuencias de la infracción.

Galic fue trasladado a un hospital para revisar el alcance del golpe y allí donde los médicos decidieron amputarle uno de sus testículos por el daño causado.

En esta nota