Una familia se encontraba paseando con el perro terapéutico de su hijo discapacitado por el Rosedal, del barrio de Palermo, cuando fueron interceptados por un empleado de la Ciudad y un guardia privado que les pidieron retirarse por infringir las reglas del parque.

Embed

Para colmo, un hombre que se encontraba paseando con sus hijos apoyó a la seguridad bajo el pretexto de "respetar al otro".