Argentina estará finalmente en Rusia 2018, luego del triunfo por 3 a 1 ante Ecuador en Quito con un hat-trick de su figura, el astro del Barcelona Lionel Messi. El 10 jugó un partido épico cuando el equipo más lo necesitaba y siguió gambeteando hasta después del partido.

Messi es el referente de un equipo que decidió, hasta ayer, dejar de hablar con la prensa, molestos por unos comentarios sobre la vida personal de Ezequiel Lavezzi. Este plantel también mostró su enojo en más de una oportunidad con los dirigentes de AFA, cuya desorganización puso en jaque la clasificación de la Albiceleste a Rusia.

Además de los jugadores ecuatorianos, quien padeció las gambetas del 10 fue ni más ni menos que Daniel Angelici, presidente de Boca, vice de AFA y el hombre del Gobierno nacional en la interna del fútbol. Una cámara del canal TyC Sports captó el momento exacto en el que Messi se abrazó con el mandamás de la entidad, Claudio "Chiqui" Tapia, pero pasó de largo cuando Angelici quiso sumarse a los festejos y entró directo al vestuario a celebrar con sus compañeros.

Embed