El Gobierno continúa tomando deuda a ritmo creciente y vuelve a emplear una modalidad que estrenó desde que llegó a la Casa Rosada: pedir prestado a las provincias. Este martes, el Tesoro nacional emitó bonos por U$S 700 millones, que fueron prestados directamente por los gobiernos de la provincia de Buenos Aires y Córdoba.

La deuda tiene como fecha de vencimiento el 21 de noviembre de 2016, que originalmente habían salido al mercado el 1 de agosto pasado. La administración de María Eugenia Vidal será la que más dinero le dará al Estado nacional: 500 millones. En tanto, el gobierno cordobés, del peronista "amigable" Juan Schiaretti, lo hará por U$S200 millones.


En el caso de la PBA, el precio de las letras será de 994,88 dólares por cada 1.000 de valor nominal. Para Córdoba, 992,52 dólares por cada 1.000, lo que representa un interés un poco mayor que en el caso de Buenos Aires.

La deuda se toma para cubrir "deficiencias estacionales de caja", argumentan las resoluciones que lo habilitaron. Córdoba ya le había prestado unos U$S100 millones en junio.