El gobierno bonaerense impulsará medidas contra el juego y la ludopatía, que abarcarán un endurecimiento de los operativos contra de las apuestas clandestinas, un decreto para licitar las máquinas tragamonedas habilitadas en el territorio bonaerense y el cierre de tres casinos.

LEÉ MÁS: Papelón de Macri: No sabe qué inauguró, le soplan el nombre y lo dice mal

La licitación para la administración y control de las tragamonedas, que durante veinte años se efectuó de manera directa, abarcará a las 3.860 máquinas habilitadas en toda la provincia, agregaron en la conferencia de prensa que brindó la gobernadora junto al ministro Cristian Ritondo.

Embed

Además, el gobierno de María Eugenia Vidal decidió dar de baja los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea, como así también el bingo de Temperley, para reducir el acceso al juego.

Hay 12 casinos en la provincia de Buenos Aires: 7 serán licitados y 3 se dan de baja, mientras que el Casino Sasso, de Mar del Plata, y el de Sierra de la Ventana no entran en la licitación porque sus concesiones vencen en 2019 y 2021, respectivamente.

El gobierno provincial también dispuso la licitación de un sistema de control on line de las máquinas.

Por otro lado, se llamará a licitación para operar el Casino Central y el del Hotel Hermitage, en Mar del Plata; y los de Monte Hermoso, Pinamar, Tigre, Miramar y Tandil.