Embed

El Destape: ¿Cree que el macrismo impuso un "Estado represivo"?

María del Carmen Verdú: Faltaba una semana para que asumiera el nuevo Gobierno cuando en Plaza de Mayo en el acto de CORREPI (Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional) cerré ese acto diciendo: "Se viene una etapa que va a estar signada por el ajuste y la represión". Desgraciadamente no nos equivocábamos. Era la misma caracterización que hacíamos. Desde el primer día de su gestión lo que viene demostrando Cambiemos es, por un lado, el empeoramiento material de todas las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y, por el otro lado, la represión. Porque la represión sigue al ajuste como la sombra al cuerpo, es lo que necesitan para intentar que pase el ajuste. Del otro lado, la resistencia y las luchas crecen.

¿Un mensaje electoral podría hacer retroceder esa política de represión? ¿O va a ser igual o peor?

Hay muchísima conciencia popular sobre el tema de la represión, nosotros lo vemos todos los días cuando caminamos los barrios, cuando hablamos con los vecinos, cuando te vinculás con una familia a la que la policía, la gendarmería o la prefectura le ha matado el pibe. Y ves la cantidad de vecinos y amigos que se acercan y que están dispuestos a salir a cortar una avenida y llevar el reclamo a la calle. Nuestra intervención desde el Frente de Izquierda, con la fuerte impronta de la lucha antirrepresiva en mi caso, tiene una importancia central para justamente que esté presente la discusión sobre la utilización de las herramientas represivas en la campaña electoral.

Se está instalando el discurso de "saquen a la gente de la calle, repriman piquetes". ¿Qué le responde a quienes hacen ese pedido?

Lo que existe son explotados y explotadores. Y un montón de gente que pasándola muy mal se deja atravesar y asume como propio el discurso de los opresores. Y muchas veces no se dan cuenta, hasta que les toca, que están jugando en su propia contra. Hay que dar esa discusión, hay que mostrar, hay que discutir con esa gente para mostrarle que en realidad quien esta cortando la 9 de Julio y Corrientes es porque cerró una fábrica como Pepsico y quedaron 600 familias en la calle; están defendiendo los derechos de trabajadores como ellos. La demonización de los cortes de calle, de los piquetes, de las movilizaciones en general, es un proceso que viene desde hace largo rato. Apenas había terminado de dispersarse los gases de 2001 cuando ya había una avanzada terrible con ese discurso que utilizaba el gobierno anterior de decir "el reclamo es legítimo pero los métodos no lo son". El piquete es una herramienta histórica de la lucha obrera. No hay otra manera de visibilizar una situación, sea un reclamo sindical, estudiantil, de los jubilados o una lucha antirrepresiva o de género. Jamás hubiese tenido, por ejemplo, la cuestión de los femicidios la centralidad que hoy tiene en la discusión política en la Argentina sin las multitudinarias marchas del #NiUnaMenos o el Paro Internacional de Mujeres.

Embed

¿Cree que los femicidios están relacionados con este tipo de políticas de ajuste que lleva adelante el macrismo?

Hay una íntima relación, tan íntima que son dos caras de una misma moneda, entre la sociedad capitalista y la sociedad patriarcal. Nosotros decimos capitalismo y patriarcado van a caer juntos, porque si no caen juntos no va a caer ninguno de los dos. A tal punto es íntima esa relación que un dato muy interesante que surge de cruzar las estadísticas sobre femicidios de la Casa del Encuentro con las estadísticas sobre fusilamientos o muertes a manos del aparato policial de CORREPI es que el 20% de los femicidios son cometidos por integrantes del aparato represivo estatal. Una de cada cinco mujeres asesinadas por una pareja o ex novio es también víctima de la violencia estatal. Ninguna otra ocupación tiene semejante incidencia en el numero de femicidios.

Usted tiene treinta años de militancia y esta es la primera vez que integra una lista como candidata. ¿Por qué ahora?

Soy candidata porque entendemos desde Poder Popular, la corriente de izquierda que hemos constituido para integrar las listas del FIT, que en un año electoral hay un montón de posibilidades de discutir y llegar a distintos sectores de los trabajadores y las trabajadoras por nuestras propuestas, con nuestras ideas. Hay que intervenir en el campo electoral pensado instrumentalmente como un campo más de disputa y de lucha, del mismo modo que a diario construimos y militamos en los distintos frentes donde tenemos intervención: en el de género, antirrepresivo, territorial, cultural, estudiantil o el sindical. Partimos de ahí para poder profundizar esas discusiones y poder difundir nuestro programa, con el cual hemos llegado a este acuerdo para integrar las listas del FIT.