El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, abrió el juego para suceder a Mauricio Macri en 2019. Afirmó hoy que tiene "vocación" de ser candidato presidencial en las elecciones.

Aunque aclaró que no es una "obsesión", afirmó que el objetivo es que "el peronismo pueda presentar una alternativa superadora" a la que hoy representa Cambiemos, la alianza entre PRO, UCR y CC.

"Vocación tengo, pero no es mi obsesión. Lo que quiero es colaborar para que la Argentina salga adelante. Sinceramente, creo que hoy la gente no está buscando presidente. Claramente, tengo vocación que en dos años y medio el peronismo pueda plantear una alternativa superadora, no contradictoria con el gobierno, no profundizando ninguna grieta", aseguró.

En declaraciones a radio Rivadavia, Urtubey agregó que está convencido de que el peronismo "puede generar esa alternativa" y dijo que si le toca conducirla, lo hará "encantado", pero si le toca a otro, lo acompañará.

En ese marco, el gobernador salteño volvió a defender la posición colaborativa que algunos sectores del justicialismo tienen con el Gobierno nacional y adjudicó las postura más duras, como la del Frente para la Victoria, a la "impotencia" de ver "un equipo muy superior a otro".

Si bien dijo que "hay muchos problemas" en el país, resaltó que "no todos son genuinos del actual gobierno, son heredados de una Argentina complicada", y advirtió que "frente a eso, si uno va a hacer énfasis solo en los errores, la Argentina nunca va a salir adelante".

Por último, estimó que los resultados de las elecciones legislativas de octubre serán "de difícil lectura" porque "se eligen cargos nacionales pero en cada provincia", y si bien dijo que no habrá un cambio "enorme" en la composición del Congreso, afirmó que "mejorará muchísimo al peronismo hacia adentro".