En medio de la feroz represión, un joven resultó gravemente herido y se desangró durante más de veinte minutos mientras aguardaba a la ambulancia del SAME, que finalmente llegó para trasladarlo de urgencia al hospital Argerich.

Según denunciaron los testigos, el joven, que tenía un corte profundo a la altura del abdomen, debió recibir un improvisado torniquete para evitar una hemorragia.

Como si esto fuera poco, la Policía de la Ciudad se encontraba en la esquina y al observar la situación, decidieron no brindar ayuda y continuaron con su cacería.

Embed