Una familia necesitó en marzo $ 14.620,17 para no caer en la pobreza, $ 7.260,08 para no ser indigente y por lo menos $ 23.358,09 para integrar la clase media, de acuerdo con la Dirección General de Estadística y Censos porteña.

De esta forma, la canasta básica total (CBT) que marca el límite entre "pobres" y "no pobres vulnerables" aumentó 3,49% en el tercer mes del año y 30,20% en los últimos doce meses. La comparación trata de una familia tipo de cuatro integrantes que habita en la Ciudad de Buenos Aires.

LEER MÁS: Por primera vez, el Gobierno reconoció que va a ajustar

Asimismo, la canasta básica alimentaria (CBA) que separa a la indigencia de la pobreza tuvo incrementos menores, del 2,87% intermensual y 24,06% interanual. Esta fue tanto menor debido a que en su composición no se incluyen a los servicios públicos, principales impulsores de la inflación desde febrero de 2016.