Un caso más de abuso policial se dio a conocer, en esta oportunidad, en Tucumán. Allí, el domingo pasado una mujer fue filmada bailando desnuda en un parque de la capital de esa provincia, San Miguel, al ritmo de la música a todo volumen que salía del parlante de un auto.

Ante esto, un efectivo se acercó al lugar, le pegó con un látigo y la roció con gas pimienta. La escena ocurrió ante la mirada de los presentes, que nada hicieron para que el oficial cese en su represalia. Este accionar provocó la denuncia de un abogado, un comunicado de repudio de la asociación feminista Mumalá y una investigación por parte de la Secretaría de Derechos Humanos de esa provincia.

LEER MÁS: Edi Zunino se peleó con todos en Animales Sueltos

“Di esa exhibición porque no había tomado mi medicación. Tengo una discapacidad mental”, explicó a La Gaceta Noemí, la mujer de 39 años que fue atacada. “El policía me pegó para burlarse. Yo corrí del miedo. Después de agredirme, me dijo ‘te lo merecés, por sucia’. Además de los latigazos, me tiró gas pimienta en la boca y los ojos”, denunció.

La secretaria de Derechos Humanos, Érica Brunotto, aseguró: “Estoy pidiendo informes al Secretario de Seguridad Ciudadana sobre el accionar puntual de este agente; pero además, sobre el uso de armas reglamentarias y protocolo de actuación en estos casos”.

Asimismo, el secretario de Seguridad de Tucumán, Paul Hofer, reconoció que hubo un exceso por parte del personal policial. "Se ha extralimitado en su accionar. Entendiendo que debemos trabajar todos los días y fortalecer los procesos de capacitación para que estas situaciones no ocurran", dijo en diálogo con "La Mañana de Rivadavia", por FM 97.1.