"¿No será que la tienen presa por venganza?" Fantino arrancó así el debate por Milagro Sala, que se encuentra detenida desde diciembre en un penal de Jujuy. Sorprendido, el conductor de Animales Sueltos se refirió así al pedido del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para que liberen a la líder de la Tupac Amaru, pero eso no fue todo.

Uno de sus panelistas, el ex director de Poliarquía Sergio Berensztein, esbozó que la creciente presión internacional sobre el Gobierno no se debe a las condiciones irregulares de la detención de Sala sino al presunto "lobby" del ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Raúl Zaffaroni y otros abogados "cercanos a Cristina". Un "lobby K" de escala internacional que pudo engañar a la OEA, al Grupo de Trabajo de la ONU, a Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Embed

Como si fuera poco, el sociólogo sostuvo en un principio que la Organización de Estados Americanos (OEA) es "una institución poco importante". Aunque luego se corrigió, consideró que el Gobierno fue "madrugado" a nivel diplomático, lo que le valió algunas críticas a Susana Malcorra de parte de Fantino: "No hizo un gol".

Ante esta crítica, la diputada del GEN, Margarita Stolbizer salió en defensa de la Canciller y evaluó que "si hay éxitos este año es en el ámbito internacional". Para argumentar, enumeró la visita del Primer Ministro italiano, Matteo Renzi, y el aun presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Esto fue retrucado por Eduardo Feinmann, quien dijo que el interés por el país lo despertaba Macri, no Malcorra. "Hoy, Macri y Malcorra no son cosas tan diferentes", le contestó Stolbizer.

Embed