Un funcionario de Quilmes insultó a manifestantes que protestaban a favor de una ley cultural, que fue votada por unanimidad, pero luego dada de baja por el intendente.

El Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que regula la actividad cultural el 9 de agosto. Sin embargo, meses después el intendente, Martiniano Molina, decidió vetarla.

En la siguiente sesión en que se trató el tema, Mario Sahagún, coordinador de Delegaciones, le dijo a miembros del movimiento cultural "puto, puto, puto", por considerarlo descalificativo. Además, los amenazó por filmarlos.

Embed

La ordenanza permitía la actividad cultural alternativa, regulando su desarrollo y extensión y garantizando la seguridad y adecuamiento de los espacios en los cuales dichas actividades se desarrollan.

LEÉ MÁS: La última de Molina contra los estudiantes de escuelas secundarias

Fue discutida con todos y cada uno de los concejales de los distintos partidos políticos. La resolución está basada en ordenanzas presentes en los distritos de Avellaneda, La Plata, la Ciudad de Buenos Aires y Bahía Blanca. Durante dos meses se realizaron cambios y modificaciones por parte de los presidentes de bloque, abogados e ingenieros en seguridad e higiene, hasta que por fin fue votada y aprobada por unanimidad en el recinto.

En esta nota