El polémico juicio que Marsans le hizo al Estado argentino por la nacionalización de Aerolíneas Argentinas tuvo un gran ganador: un fondo especulativo que compró parte del litigio y se hizo de una ganancia de 980 por ciento, superando a los fondos buitres de Paul Singer.

Según informó el matutino Ámbito Financiero, el fondo Burford compró a la investigada firma española parte del juicio que le inició al país ante el CIADI. Puso por esa decisión 13 millones de dólares hace dos años, y hoy cobrará 140 de los 324 millones que el el tribunal que forma parte del Banco Mundial determinó que debe pagar el país.

De esta forma, Bulford destronó a otro fondo especulativo como el que más ganó a costas del país. NML Elliot Management, de Paul Singer, se llevó 1.180 por ciento de ganancia por su operatoria con bonos defaulteados. Sin embargo, ese hedge fund logró esa diferencia en 8 años, mientras que Bulford lo hizo en dos.

Marsans le vendió parte del juicio a Bulford, un fondo que se dedica a litigar. Ahora va por otro objetivo mayor: el juicio que el grupo Eskenazi le hizo al Estado por la nacionalización de YPF, un proceso que inició ante tribunales de Nueva York. En este caso, el fondo repitió la operatoria.

¿Por qué vendió Marsans, hoy en quiebra, parte de la acreencia a Bulford? Su dueño, Gerardo Díaz Ferrán, fue condenado en septiembre de 2015 a cinco años y medio de prisión y al pago de una multa de 1,2 millón de euros por el vaciamiento de su compañía y el lavado de activos, precisamente, en el proceso de compra de Aerolíneas.

De esta forma, Bulford consigue una renta que no da ningún negocio legal en el Mundo. Solo se compara con actividades delictivas, como la venta de armas y el narcotráfico.