Tras el reciente anunció del cierre de Fanazul, 219 empleados quedaron en la calle. Una vez confirmado, uno de los trabajadores denunció que se busca instalar un negocio inmobiliario, al tiempo que los productos que ellos fabricaban serán importados.

En diálogo con el programa ¿Y ahora quién podrá ayudarnos? de Radio con vos, Alejandro Troman, despedido de Fanazul, denunció el accionar del Gobierno: "La situación que estamos viviendo es básicamente la que esperábamos, va en sintonía con lo que está pasando en la industria nacional de todo el país".

Embed

En relación a la producción nacional, Troman alertó sobre la importación de productos que se fabricaban en el país. "Habían comprado chalecos a Israel, pistolas a Italia y a Chile. Nosotros proveíamos todo ese tipo de explosivos, eso lo van a traer de otro lado. Ellos empezaron diciendo que somos caros, que hay déficit, que tenemos que ser más eficientes. En los 90 también cerraron Fabricaciones, responde a la lógica de un gobierno noeliberal", expresó.

"Empezaron diciendo que somos caros, van a traer chalecos y pistolas de Israel, Chile e Italia"

Por otro lado, el ex empleado contó que buscas las tierras para hacer negocios inmobiliarios, que incluso el mismo intendente de Azul lo mencionó. "Es una canallada lo que han hecho. Espero que las sociedad tome conciencia. No puede seguir pasando", concluyó.

En esta nota