El criminal de guerra Slobodan Praljak murió al ingerir veneno durante un juicio en su contra en la Haya. "No soy un criminal de guerra. Me opongo a esta condena", pronunció minutos antes de bebe el líquido, luego del que el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia confirmó su condena de 20 años.

Tras la muerte del ex jefe militar de los croatas bosnios, el tribunal suspendió la lectura del fallo, en medio de una gran confusión. El ex teniente general había sido condenado en 2013, en primera instancia, a 20 años de cárcel por crímenes de guerra perpetrados contra musulmanes.

Embed

Junto a él, fueron condenados hace cuatro años otros cinco reos, todos políticos o militares bosniocroatas, castigados por haber formado una asociación criminal para crear una Gran Croacia practicando la limpieza étnica.

En esta nota