Un solo apostador ganó el pozo más grande de la historia del Loto. El afortunado se lleva la friolera de 532 millones de pesos, un premio que estaba vacante desde 2014.

El ganador hizo su apuesta en una agencia ubicada en el barrio porteño de Balvanera. Allí se acercó para jugar la boleta de 35 pesos a los números 4, 11, 15, 19, 28 y 35 más las bolillas extras 2 y 7.

Ahora, el nuevo multimillonario deberá pagar 30% por el impuesto a los juegos de azar, por lo que "solo" le quedarán 372 millones de pesos. A pesar de ese descuento, sin duda que podría hacer mucho.

Por ejemplo, con ese dinero podría comprar a una de las figuras de Boca, Cristian Pavón, tasado en 18 millones de dólares ($301 millones).

Si deseara invertir en el sector inmobiliario, ese dinero le alcanza para comprar 42 departamentos de 100 metros cuadrados en el coqueto barrio de Puerto Madero, en donde el m2 hoy cotiza 5.215 dólares, el más caro de la Ciudad.

En cambio, si apostara por el sector agropecuario, el flamante rico está en condiciones de comprar 1400 hectáreas de campo en la zona núcleo de la provincia de Buenos Aires, la de mayor rendimiento del país. En esa zona, la hectárea cotiza a más de 15 mil dólares.

Además, podría comprar el 23 por ciento de las acciones de Caputo SA, la firma de la familia del mejor amigo del Presidente, una inversión más que rentable.

En caso de que sea un fanático de los autos, tendrá dinero suficiente para comprar una flota interesante: la Ferrari 458 está cotizada en 230 mil euros y con ese dinero (tras el pago de impuestos) está en condiciones de comprar 85 de esos vehículos.