El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió el lunes por la noche a la Fiscal General interina, Sally Yates, luego que la funcionaria ordenara a los abogados del Departamento de Justicia que no hagan cumplir el decreto del mandatario contra la inmigración, informó el portavoz de la Casa Blanca.

Yates, quien llegó al Departamento de Justicia durante el gobierno del ex presidente Barack Obama, dijo que no estaba convencida de la legalidad del decreto de Trump que prohíbe el ingreso a Estados Unidos de personas de siete países de mayoría musulmana.

"Yates traicionó al Departamento de Justicia al negarse a hacer cumplir una orden diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos", dijo la Casa Blanca en un comunicado, indicó la agencia EFE.

Trump nombró a Dana Boente, fiscal por el distrito este de Virginia, en reemplazo de Yates, dijo el vocero de la Casa Blanca Sean Spicer en su mensaje.