En plena disputa con la CGT, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, salió a ponerle paños fríos a las expectativas de los gremios de obtener un bono de fin de año importante que compense las pobres paritarias del 2016.

El titular de la cartera de Trabajo ya anticipó que el bono de fin de año se otorgará, pero solo a los beneficiarios de planes sociales, jubilados y trabajadores que perciben salarios más bajos, sin precisar cuál sería el tope. ¿El argumento? El peligro de "desfinanciar" al Estado.


"La realidad es muy compleja, con más de 32 por ciento de pobres que inquieta al Gobierno y a toda la sociedad, aún se está analizando con varios ministros, porque existe la convicción de asistir a quienes más lo necesitan, como los beneficiarios de planes sociales, jubilados y los que tienen ingresos mínimos, sin desfinanciar al estado: Nación, provincias y municipios", declaró el ministro.


Triaca diferencia entre quienes "cerraron la paritaria entre marzo y mayo y entre los que la acordaron en agosto; y entre los que pautaron un bono de fin de año y los que no; así como tampoco es igual la situación de las empresas", para explicar por qué no debería haber un bono generalizado que en la central sindical consideran que debería tener un mínimo de 2 mil pesos.

Asimismo, el ministro precisó al portal Infobae que se está "estudiando" realizar una excención para el medio aguinaldo en "algunos tramos de ingreso".

Según trascendió estas semanas, el Gobierno estudia un bono para jubilados, beneficiarios de planes sociales y empleados estatales de alrededor $750. Para el impuesto a las Ganancias, el tope para el no cobro del tributo serían los salarios de 45 mil pesos.