El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, defendió la importación de productos de PepsiCo luego de que la multinacional cerrara una planta en Vicente López, despidiera a 600 trabajadores y estos fueran reprimidos violentamente por la Policía.

“Las decisiones de las compañías tienen que ver con sus procesos productivos”, dijo Jorge Triaca sobre la compra de papas fritas de Chile. "Seguramente hasta que ponen en funcionamiento en Mar del Plata lo que va a suplementar las tareas que hacían en Vicente López, les llevará algún tiempo", justificó en diálogo con Radio con Vos.

Embed

Enseguida, Triaca se atajó: "Eso no significa que no atendamos todas las demandas de los trabajadores y que se cumpla la ley". "Tenemos que saber que dentro del marco de la ley se consiguió este acuerdo, donde se duplicó la indemnización”, explicó sobre la oferta que recibieron los empleados de la compañía, en lugar de continuar con sus puestos de trabajo.

LEER MÁS: Por Pepsico, Macri tuvo que postergar una reforma laboral

PepsiCo no tiene pérdidas, sino grandes ganancias, pese a lo cual decidió cerrar una de sus fábricas. El ministro laboral se preguntó: “¿Ha habido un accionar de algún sector ideológico dentro de esas empresas? Sí, lo ha habido. Y ha habido denuncias porque esas acciones complicaban el proceso productivo”. “Si por eso cierran o no cierran, nosotros tenemos igualmente que observar lo que dice la ley para establecer las negociaciones adecuadas”, razonó.

Ante la consulta de si la sucursal argentina de la multinacional reincorporará a alguno de los despedidos, Triaca respondió: “No lo tengo en la agenda”.

En esta nota