El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, intentó diferenciar la flexibilización laboral que quiere aplicar el Gobierno con la de Brasil. El funcionario intentó ponerle paños fríos en sus negociaciones con la CGT.

Triaca dijo que el Gobierno le "dejó en claro" a la central obrera que "la reforma laboral brasileña no es un espejo para Argentina". Apuntó que si bien "hay muchos temas que trabajar en agenda", se avanzará "entendiendo que a partir del consenso se generan políticas duraderas".

En ese sentido, Triaca abogó por incorporar al "sector empresario y las provincias" al debate sobre modificaciones en el sistema de trabajo.

LEER MÁS: Contratarán a una consultora para terminar de desguazar el Estado

Tras reunirse con la CGT en la sede de la central de Azopardo al 800, el funcionario sostuvo además que "no se abordó" en el encuentro la eventualidad de un paro sindical, tras lo cual destacó que "dada la posibilidad de dialogar y construir acuerdos", una medida de fuerza "no está en debate".

En esta nota