Una tercerizada de limpieza del Ministerio de Trabajo había despedido empleados a mediados de abril. A pesar de que Jorge Triaca se había comprometido a reincorporarlos luego de una particular medida de fuerza, hoy les impidió el ingreso a la cartera laboral a quienes intentaban mejorar sus condiciones a través de un sindicato de base.

“Barren con toda la organización gremial. Además de dejar familias en la calle, esta es una represalia directa contra los que luchan por sus derechos", esgrimió Hernán Vasco Izurieta, delegado general ATE, ante la consulta de El Destape.

Es que el 21 de abril el Gobierno rompió el contrato con IMANTEC, la compañía subcontratada que realizaba tareas de maestranza, por lo que fueron echadas 130 personas.

LEER MÁS: Triaca dice que el sueldo promedio es de $ 17.000 pero el 80% cobra menos

Tras haberse encadenado en la puerta del edificio de Alem al 600, las autoridades del ministerio se comprometieron a asegurar la permanencia de sus puestos de trabajo. A través de un comunicado, ATE especificó que el conflicto data de “hace más de un año; reclaman el pago de salarios atrasados y su continuidad laboral”.

“Después de una semana de no poder ingresar al ministerio, hoy la nueva empresa transitoria debía tomar al conjunto de los trabajadores según su propio compromiso. Sin embargo, a la mañana los trabajadores se encontraron con la Policía en las puertas de su lugar de trabajo”, informó el gremio de estatales.

Les impidieron el ingreso a la cartera de Triaca a al menos 34, que son justamente los activistas y delegados de los trabajadores de limpieza de Sindicato de Trabajadores de Maestranza y Mantenimiento (SITMMA-CTA), que hace años se organizan por sus derechos laborales.

En esta nota