Foto 1.jpg

Marcelo Fernández Bitar cuenta en este compendio liviano y a la vez explosivo la historia completa del trío porteño que supo revolucionar el pop-rock en castellano y conquistar toda Latinoamérica en sus primeros años de trayectoria. El trabajo de Bitar no fue sencillo: desde que comenzó a seguir a la banda en el verano del 84´, cuando todavía ni siquiera habían publicado su primer disco, hasta los truculentos días de la separación definitiva en el 97´, el autor fue amasando un archivo minucioso y personal (era una suerte de amigo de la banda) de todo lo que sucedía tanto en la intimidad creativa y afectiva del trío como en su derrotero como agrupación de vanguardia en la industria de la música. Suerte de manager testigo o productor aficionado de pasión inagotable, Bitar recoge en esta primera biografía total no solo la experiencia visceral que fue Soda Stereo tanto para sus creadores como para su público en lo material musical, si no también el impacto que produjo la banda con su estilo, sus peinados, su gestualidad y su impronta visual, que remitían a influencias extranjeras pero innovadoras. Desde los entretelones de las primeras giras por Chile, México y Paraguay hasta el ingreso al mercado norteamericano, desde la magia de los encuentros en la sala de ensayo hasta las anécdotas más delirantes vividas sobre el escenario, desde los comienzos chispeantes y llenos de ambición hasta la verdad tras bambalinas de aquella ruptura dolorosa que tuvo su broche con ese mítico concierto en River Plate donde se dijo por primera vez la mítica frase “gracias totales”.

Soda Stereo, La biografía total cumple con creces su objetivo: desentrañar la historia fascinante del trío pop con más actualidad de la historia argentina.

Xul Solar. Pintor del misterio, de Álvaro Abós

Oportuno rescate de un artista del siglo XXI que vivió en el XX.

Foto 2.jpg

Pintor pero también astrólogo, titiritero, arquitecto, diseñador, inventor, músico y lingüista, Alejandro Xul Solar es un personaje clave de la historia del arte argentino. Amigo muy cercano de Borges, quien lo idolatraba, y de otros martinfierristas como Leopoldo Marechal y Macedonio Fernández, Xul regresó de su viaje iniciático por Europa como un artista plástico ya formado y a la vez convencido de que su búsqueda no solo era pictórica si no espiritual, en el sentido más amplio de la palabra.

Y ese es el Xul que retrata con maestría y una prosa cuidadosa y clásica Álvaro Abós, en esta reedición ampliada de la biografía de un artista total. Xul no es solo el relato pormenorizado del recorrido náufrago de uno de los acuarelistas más talentosos y prolíficos (pintó cerca de mil cuadros) de la primera mitad del siglo XX, si no la exploración del corazón creativo de un hombre que supo hablar diez lenguas e inventar otras dos, que propuso el Panajedrez y el Futbol Multiplado, que diseñó una Ciudad Ideal, que frecuentó la astrología e investigó las religiones de Oriente y Occidente, que siempre tuvo en claro, para decirlo en una frase, que su camino era la aventura espiritual y no la gloria acádemica. Es por eso quizás que su figura sigue siendo menos visible de lo que tendría que ser, y la relevancia del trabajo de Abós cobra aún mayor valor por hacer emerger la obra y figura de un hombre que, a la luz de un siglo XXI donde la noción de artista es abierta y desafiante por definición, tiene la posibilidad de ser reconocido en su justa magnitud y prefiguración de vanguardia.

El bazar de los malos sueños, de Stephen King

La mejor antología de relatos del Maestro del Terror.

Foto 3.jpg

Vuelve el Maestro del Terror con una colección de 18 cuentos y 2 poemas narrativos, entre los que se cuentan textos publicados en revistas, en formatos digitales, en libros pequeños que pasaron desapercibidos, en diarios, y algunos relatos inéditos, todos reescritos o corregidos, y prologados por una introducción en la que el autor nos cuenta desde las circunstancias del surgimiento de la idea hasta el proceso creativo y sus opiniones sobre el resultado. De todas las antologías de cuentos publicadas por King, esta es sin dudas la mejor. Incluye un espeluznante relato sobre un auto que devora humanos (tema recurrente en el Maestro), una historia siniestra que transcurre en el Lejano Oeste, un periodista que por el solo hecho de escribir tu obituario te puede matar, y un relato desolador en escenario post-apocalíptico. Pero lo interesante es que el libro no solo explora personajes espeluznantes y atmósferas terroríficas, si no que incorpora varios relatos dramáticos o empañados de nostalgia, que no necesitan recurrir a lo sobrenatural para asustarnos o incluso donde lo esencial pasa por las relaciones humanas y no por acontecimientos misteriosos. Una mujer que agoniza y los artilugios que debe usar su esposo para cuidarla, dos familias que compiten con fuegos artificiales en cada orilla de un lago, charlas honestas y tristes entre asesinos y sus confidentes. Hasta cuentos donde el humor roza lo bizarro o donde Batman y Robin se pelean pero solo para dejar al descubierto la fraternidad perdida entre un hijo y un padre. Una vez más, King demuestra su versatilidad y talento, esos que hace años le granjearon un lugar de privilegio, no por inesperado menos merecido, junto a los grandes nombres de la literatura moderna.

En esta nota