El presidente Mauricio Macri remarcó que la Argentina es un férreo defensor de la “no proliferación de armas” y ratificó que “construir la paz y la seguridad global es nuestra prioridad”.

Macri pronunció la frase luego de que El Destape reveló que el gobierno intenta comprar a Estados Unidos un arsenal de tanques, aviones, misiles y helicópteros por dos mil millones de dólares.

“Somos activos promotores en Latinoamérica para que la región esté libre de armas químicas y de destrucción masiva”, afirmó el Jefe de Estado.

Macri formuló estos conceptos durante la visita que realizó esta mañana a la sede de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAC), donde fue recibido por el director general de la institución, Ahmet Üzümcü, y los presidentes de la Conferencia de Estados Parte y del Consejo Ejecutivo.

“Mi presencia aquí, cuando se conmemoran los 20 años de la creación de la OPAQ, es una demostración de que la Argentina quiere seguir teniendo un rol activo en esta construcción por la paz”, puntualizó.

En el Libro de Honor, el Presidente dejó escrito que “la OPAQ siempre podrá contar con la Argentina para luchar contra las atrocidades de la guerra y lograr un mundo libre de armas químicas”.

Macri recorrió las instalaciones de la sede acompañado por el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet; la canciller Susana Malcorra, los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Educación, Esteban Bullrich; el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, y el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez.