Mauricio Macri entró al acto en San Isidro corriendo al ritmo de la canción Somos uno de Abel Pintos. En su acto, en el que no anunció ninguna nueva medida, se lo vio alegre y no mencionó la violenta represión con gases lacrimógenos y pimienta en un comedor infantil en Lanús.

"¿Cómo andan las chicas? Están tremendas, me desarmaron todo, mientras venía para acá", dijo Macri, quien se besó y abrazo con las jubiladas.

Embed

"Juntos somos imparables", dijo Macri en su discurso, en que además contó que el jueves fue a una fábrica de helados de palito.

Nada, ni una palabra dijo de la violenta represión en el comedor, donde la cocinera -que tiene alimentos escasos- tuvo que tirar la comida debido a que fue contaminada por el gas que arrojó la policía en una persecución de delincuentes.

Embed

"Si se puede", dijo Macri, quien pidió al público que aplauda. El acto terminó con la canción Te quiero, te amo de Antonio Ríos.

LEER MÁS: Denuncian represión de la Policía en un comedor infantil

En esta nota