Al comenzar la campaña, el Gobierno anunció que José Cano dejaría su cargo como ministro coordinador del Plan Belgrano para abocarse a su candidatura a diputado nacional. Con su nuevo titular, Carlos Vignolo, comenzó a desandar el camino del dirigente radical y recortó varios de los insólitos cargos políticos que había creado.

Cuando asumió en diciembre de 2015, Macri y Cano armaron una estructura burocrática alrededor del Plan Belgrano, pese a que no tenía funciones específicas y solo se dedicaban, según justificaban en público y en privado desde la Casa Rosada, a coordinar las obras que estaban a cargo de los ministerio del Interior, Transporte y Energía y a los planes sociales vinculados a Trabajo y Desarrollo Social. Una medida que iba a contramano de la declamada "eficiencia del Estado" que se cargó, solo en los primeros meses, a 11 mil empleados estatales precarizados.

Ahora, a través del decreto 760 publicado este viernes en el Boletín Oficial, la jefatura de Gabinete suprimió gran parte de esa estructura burocrática creada debajo del dirigente radical. Así se eliminaron los cargos de coordinador (con rango de subsecretario) de Relaciones Institucionales, Administración y Comunicación, los subcoordinadores (con rangos de directores) de las regiones del Noroeste y Noreste y el coordinador de Desarrollo Humano.

Sin embargo, creó el cargo de jefe de Gabinete de Asesores del Plan Belgrano, con categoría de secretario y que estará en el escalafón justo debajo de Vignolo.