Luego de una investigación difundida por El Destape el pasado 28 de febrero, el titular de ANSES, Emilio Basavilbaso, y el director de Relaciones Gremiales e Institucionales del organismo, Francisco Bosch, fueron imputados por extorsión a jefes de Unidades de Atención Integral (UDAI) para que renuncien a sus cargos a cambio de cobrar tres meses sin trabajar y, en caso que se negaran, despedirlos con "causa justa" que ellos arbitrariamente "buscarían".

Este jueves, el fiscal de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas Walter Rodríguez decidió imputar y habilitar así una investigación por extorsión, y le solicitó al juez Sebastián Ramos medidas de prueba para avanzar en el caso, según anticiparon desde el portal Infobae.

La causa fue iniciada luego que este medio difundiera un un audio en donde se podía apreciar a Francisco Bosch, funcionario de ANSES, ofrecerle un soborno al director ejecutivo del organismo en San Vicente para que éste presentara su renuncia e inclusive le llega a advertir de que, en caso de no aceptar la oferta, desde ANSES "avanzarían a un despido con justa causa" que ellos mismos se encargarían de "buscar".

"Vos nos presentas un telegrama de renuncia al 10 de abril y se te pagan esos tres meses, pero no prestas servicio. Todos los meses se te paga como puesto de conducción y cuando se cumple la fecha se extingue la relación con vos", explica con claridad el director de asuntos gremiales de ANSES, quien luego advierte que en caso que Barralle y él no lleguen a un acuerdo "eventualmente" avanzarán "hacia un despido con justa causa", admitiendo además que para están ofreciendo el soborno para evitar inventarle un motivo de despido: "No es la idea, por eso estamos teniendo esta charla...", agrega el director de asuntos gremiales en la escucha.

Embed

En el encuentro, Bosch dice ser enviado por Alejo Maxit, secretario general del organismo y Emilio Basavilbaso, su titular. Según el organigrama de ANSES y fuentes de la cartera, Maxit es la virtual mano derecha de Basavilbaso. Ambos trabajaron juntos en el Instituto de la Vivienda porteño hasta que Mauricio Macri les hizo dar el salto al organismo nacional.

La reunión se había concretado el pasado 12 de febrero en la propia oficina de Bosch, ubicada en el segundo piso del edificio que la ANSES posee en Avenida Córdoba 720. Allí, Bosch procede a realizarle un ofrecimiento a Barralle para que renuncie voluntariamente al organismo, ya que al ser un trabajador que ingresó hace 3 años y ocho meses a planta permanente no pueden despedirlo con facilidad: "Entendemos que tenemos que avanzar sobre una desvinculación, pero antes de llegar a eso estamos haciendo un ofrecimiento de desvinculación con una renuncia diferida, y les pagamos 3 sueldos para que se puedan ir acomodando y buscando otra cosa", asegura Bosch en el audio conocido esta tarde.


En esta nota