Por la reforma previsionalque impulsó el Gobierno ahora la tasa de sustitución que determina el haber inicial al momento en el que un trabajador activo se retira baja un 30%, en relación a lo que cobraría si no se hubiera aprobado la polémica ley.

Así lo reveló el diario económico BAE. "Actualmente, los jubilados cobran entre el 57% y el 65% en relación al ingreso promedio que tuvo en los últimos diez años. Con la nueva ley se modifica ese cálculo, al cual se acota a una tasa de entre 37 y 45 por ciento, es decir, en torno a un 33% menos", destapa el periódico.

Y da un claro ejemplo: para un empleado que gana 15.000, pasará a cobrar $6.000 en lugar de $9.000 cuando pase al sector pasivo.

"Significa que si hoy cualquier trabajador o trabajadora en actividad se jubila con un promedio del 60 o 65 por ciento de su salario, con la aplicación de este índice combinado más el Ripte, se va a jubilar a futuro con un 37, 40 o 45 por ciento de su salario", denunció la diputada Vanesa Siley.

El amparo presentado ayer por el abogado previsionalista Facundo Fernández Pastor advierte: "En este articulo se establece una novedad de enorme trascendencia para los trabajadores activos, cual es, que los salarios con que se efectúa el promedio salarial del que surgirá el haber inicial de los futuros jubilados ya no se efectuará por la ley de movilidad", consignó BAE.

En su lugar, se utilizará un índice combinado que figura en la ley de Reparación Histórica: el Nivel General de las Remuneraciones (INGR) para el período 1991-1995, el Ripte para el lapso 1995-2008 y el de movilidad sancionado en 2008 a partir de ese año en adelante.