El presidente Mauricio Macri visitó este viernes por la mañana un geriátrico después de la polémica por la rebaja del aumento de las jubilaciones, que por la presión política debió cancelar.

"Tenemos que cuidar el salario de los jubilados, bajando la inflación", dijo Macri después del escándalo por la resolución de la Anses y ante los jubilados, quienes eufóricos aplaudieron su breve discurso, donde volvió a culpar a la "herencia" y a tratar de enmendar el ajuste que pretendió hacer tocando el bolsillo de los abuelos ponderando en todo momento la ley de "reparación histórica" que sacó el año pasado.

Macri jubilados san luis

Oportunista, Macri visitó el centro de jubilados para intentar mostrarse rodeado de abuelos "felices" con el mandatario, quienes lo alentaban "sí se puede, sí se puede", su slogan de la campaña presidencial, pese a la irritación que generó en el sector de los adultos mayores el recorte del aumento de las jubilaciones que pretendió imponer por decreto, pero debió dar marcha atrás.

Macri arribó esta mañana al aeropuerto de San Luis, donde fue recibido por el intendente municipal, Enrique Ponce, como única autoridad de gobierno local ya que de la ceremonia de recepción del mandatario no participó el gobernador Alberto Rodríguez Saa.

El Presidente recorrió luego los 50 metros que lo separaban de un helicóptero que lo llevó hasta la obra de la planta de efluentes cloacales que inaugurará junto al jefe comunal puntano.

En inmediaciones del aeropuerto, alrededor de 50 militantes de la CTA local y de ATE intentaron quemar gomas en repudio a la visita de Macri, pero la policía lo evitó.

En esta nota