Debido a su profundo malestar por la designación de Jorge Faurie como canciller, Elisa Carrió renunció a la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados. Desde allí protegió la gestión de Susana Malcorra al frenar tratamientos de temas claves, como el polémico memorando con Qatar y las Islas Malvinas.

Carrió comunicó su decisión en la reunión de la comisión esta mañana, comentaron a El Destape diferentes legisladores presentes. La miembro de la alianza Cambiemos apoyó su salida con la candidatura a diputada por la Ciudad de Buenos Aires en las elecciones de octubre. En concreto, dijo que por la campaña no podrá destinarle el tiempo necesario a sus funciones e incluso "podría entorpercer los consensos".

Desde que asumió como presidenta del grupo de congresistas que controla al Ministerio de Relaciones Exteriores, Malcorra sólo fue convocada en una ocasión. Pese a los reiterados pedidos de la oposición, nunca fue interpelada por el memorando con Qatar ni ante la escalada del conflicto con Inglaterra por las Malvinas.

LEER MÁS: Tras la designación del nuevo canciller, Carrió renunció a la Comisión de Exteriores

Pocos días atrás, la diputada de Cambiemos aseguró en TN que "al que viene (por Faurie) no sé ni quién es y obviamente lo voy a investigar primero". "¿Cómo no voy a investigar?", enfatizó, sobre el próximo canciller, que contaba con un expediente en la Oficina Anticorrupción.

"Desde el Frente Para la Victoria, nos llamó poderosamente la atención que su decisión sea en este momento particular, de cambio de ministros", manifestó a este medio Martín Pérez, representante por Tierra del Fuego. Fue Guillermo Carmona, vicepresidente de la comisión, quien le hizo llegar a Carrió esta reflexión.

Es que Carmona fue quien denunció ante la Justicia Federal el memorando que firmó la Argentina con Qatar, en el cual la ministra de Exteriores dijo no haber participado, pese a que su cargo la obligaba. Malcorra está imputada penalmente en esta causa, junto a Mauricio Macri, Horacio Ryser, Gastón Gaudio y otros, y la fiscal María Paloma Ochoa consiguió que no se ejecute lo firmado. El Gobierno había acordado enviar U$S 300 millones de la ANSES a un paraíso fiscal, donde se perdería cualquier tipo de control del Estado, por lo que era ilegal.

La presidencia de la Comisión de Exteriores quedará ahora a cargo de la diputada del PRO Cornelia Schmidt.

En esta nota