Luego de que el ex jefe de la Policía José Potocar sea denunciado por el ingreso de efectivos al Mariano Acosta, la Justicia le propuso al Gobierno porteño que cree un reglamento para el ingreso de las fuerzas de seguridad a escuelas y sin armamento. Para la redacción de este documento, exigió que participen gremios docentes y representantes estudiantiles.

Ante el vacío legal que existe, el Ministerio Público Tutelar de la Ciudad le solicitó a la cartera de Seguridad y Justicia, a cargo de Martín Ocampo, que “elabore e implemente un protocolo que funcione como herramienta que permita guiar la actuación policial y delimite las funciones de la Policía de la Ciudad con respecto a los derechos humanos”.

Requirió que sea consensuada por los ministerios de Educación, Hábitat y Salud, el Consejo de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, las organizaciones estudiantiles y los gremios docentes.

Entre otras cosas, el titular de la Asesoría Tutelar 1, Gustavo Moreno, pidió que se prohíba expresamente la portación de armas reglamentarias al ingresar a las escuelas. “La permanencia del personal policial debe ser mínima en cuanto a cantidad de efectivos, excepcional, destinada y limitada temporalmente a una finalidad particular, que debe ser informada a la autoridad del establecimiento, quien acompañará al personal policial durante toda su permanencia”, detalló.

Moreno le envió un oficio a Ocampo a raíz de la denuncia que radicó en la Justicia de instrucción contra Potocar por la actuación de la fuerza de coacción dentro del Mariano Acosta del 20 de abril, pudo saber El Destape.

LEER MÁS: La Policía realizó tareas de inteligencia a menores dentro de una escuela pública

En esa ocasión, la Policía Federal recolectó información de inteligencia errónea de un supuesto corte de calle en la puerta de la escuela, que le fue girado al cuerpo de seguridad porteño. Mediante la Orden 1462/2017 de la flamante fuerza, se designaron agentes de infantería, motorizados, móviles y una brigada de video para que desarrollen “tareas de prevención”, tal como había publicado este medio.

Durante el despliegue, efectivos de la Ciudad ingresaron armados al colegio, lo que fue advertido por alumnos y docentes como intimidación a los menores de edad y al personal. Por la preocupación que le hicieron llegar a Moreno autoridades educativas y padres, radicó una denuncia penal contra los responsables policiales.

La Fiscalía 43, a cargo de Carlos Velarde, ya le dio impulso a la investigación, con pedidos de declaración de testigos docentes y no docentes del Mariano Acosta. Coincidió con que luego de su detención preventiva pedido por el fiscal José Campagnoli por la investigación del presunto cobro de sobornos en la Justicia federal, Potocar renunció a la jefatura de la Policía de la Ciudad.

En esta nota