El presidente Mauricio Macri decidió remover a su ex empleado de SOCMA Jorge Irigoin de su cargo como director ejecutivo (aunque lo mantendrá en la empresa) y a todo el directorio de Correo Argentino, casualmente dos semanas después del escandaloso escrutinio que los dejó en la mira por la sospechosa carga de telegramas.

La decisión se dio a conocer este miércoles pero comenzó a darse ayer, cuando el propio Irigoin solicitó a los directores de la empresa la renuncia para luego nombrar sus reemplazantes. De todas formas, el ya ex director ejecutivo de la firma continuará en el Correo, aunque todavía no se sabe cuáles serán sus nuevas funciones.

LEER MÁS: Escándalo en el Correo: echan al aire a periodista que quiso averiguar qué pasa en el escrutinio

Según reveló Clarín, su reemplazo será Gustavo Papini, un hombre del riñón del vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

"Además de tener un vínculo muy estrecho con Quintana y con pasado en el Grupo Pegasus, que controla la cadena Farmacity; tiene experiencia en el rubro: fue CEO de OCA", especifica el artículo, publicado este miércoles en la edición web del diario.

Este sorpresivo suceso se da apenas un día después que el escrutinio definitivo confirmara el triunfo electoral de Cristina Kirchner en los comicios primarios del pasado 13 de agosto, donde finalmente Unidad Ciudadana se impuso por más de 20 mil votos sobre el candidato oficialista Esteban Bullrich.

En esta nota