Productores de fruta de Río Negro y Neuquén enviaron una carta al gobierno nacional para reclamar subsidios que los ayuden a compensar la falta de rentabilidad y las complicaciones que afrontan por deudas impositivas.

Los productores calcularon que el apoyo necesario sería de dos pesos por kilo de fruta generado en la zona, en un estimación de 1.300 millones de pesos.

El reclamo surgió tras una recién reunión de empresarios, productores y funcionarios provinciales que se reunieron en la sede de Senasa de General Roca para analizar la situación y decidieron elevar su pedido con una carta al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile.

Los productores calcularon que para ser beneficiarios de esos fondos no reintegrables, se tomará una productividad de 30 toneladas por hectárea con lo cual el subsidio rondaría los 1.300 millones de pesos.

LEER MÁS: Cierra la emblemática Moño Azul y deja a 30 familias en la calle

"Esta es la cifra que pretendemos para los más afectados de la cadena frutícola: los productores", dijo el presidente de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández.

Además, en el texto de la carta citado por el diario Río Negro, se indicó que "el escenario actual agrava la situación de falta de rentabilidad y un desfinanciamiento extraordinario a lo largo de la cadena, con un endeudamiento altísimo de la actividad, en especial con AFIP, imposible de afrontar".

Por eso, pidieron también un diferimiento de los compromisos en aportes y contribuciones, hasta agosto, con un plan de pagos a 10 años, la aceleración de la devolución de reintegros a las exportaciones y devoluciones de IVA.

El sector frutícola atraviesa una dura crisis. En primer lugar, la apertura de importaciones llevó a que lleguen manzanas desde Chile. En segundo lugar hay un problema en la cadena de valor: en la góndola, la fruta cuesta 11 veces más que aquello que se le paga al productor, según informó la CAME.

Esta semana cerró la histórica productora de manzanas Moño Azul y dejó a 30 familias en la calle. La compañía Expofrut ya había cerrado su productora y dejó sin trabajo a 130 personas.

En esta nota