Antes del amanecer estalló el escándalo en las PASO 2017 de la provincia de Buenos Aires. Unidad Ciudadana salió denunciar el polémico recuento de los votos, que se paralizó precisamente en aquellos distritos desde donde llegaban los votos a Cristina Kirchner que podrían haber dado vuelta el ajustado resultado de la elección.

Desde el flamante frente de Cristina Kirchner hicieron un recuento de las mesas que faltaron contabilizar en el escrutinio provisorio. Allí se ve cómo la mayoría de ellas están en la primera y la tercera sección, precisamente las dos en donde se impone CFK.

De acuerdo al dato que manejan en el comando de campaña cristinista, faltaron recontar, a las 5:30 AM, unas 528 mesas ubicadas en la primera sección electoral, aquella compuesta por los partidos del conurbano Norte y Oeste. Partidos como Moreno y José C. Paz, donde Cristina sacó más de 20 puntos, avanzaban a un ritmo más lento.

LEE MÁS "Cristina se adjudicó la victoria y calificó de bochornosa la organización de Cambiemos"

En la tercera sección (conurbano sur y La Matanza), el número de mesas por cargar es mayor: 666. Entre estas dos secciones favorables a UC superan ampliamente a las que faltan contar en los municipios favorables a Cambiemos.

En la segunda sección, donde gana Cambiemos, solo restan 64 mesas, en la cuarta, 19, la quinta, 128, la sexta, 35 y la séptima, 21.

Casi a las 4 de la mañana, la ex presidenta habló públicamente y calificó de "bochorno" y "escándalo internacional" lo acontecido este domingo en el distrito más populoso del país. CFK se adjudicó la vitoria en un comicio que, al comenzar el recuento en el prime time televisivo, la ventaja para Esteban Bullrich era de 7 puntos y el oficialismo sumaba victorias en Chaco y Santa Fe, donde luego se dio vuelta el resultado.

LEE MÁS

Embed