Envalentonada por el arrasador triunfo en la Ciudad con más del 50% de los votos, Elisa Carrió se lanza hacia la presidencia en 2019. Así se lo hizo saber al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la misma noche del domingo, tras los festejos.

LEÉ MÁS: La interna al rojo vivo: Carrió esquivó a un referente de Cambiemos y quedó escrachada

Este hecho no es menor: la reelecta diputada optó por decírselo a quien fuera durante ocho años consecutivos Jefe de Gabinete del actual presidente, durante su paso por la Ciudad, y uno de los hombres más leales que tiene.

Es un desafío directo a Mauricio Macri, quien ya señaló su ambición de ir por la reelección en las elecciones generales de 2019.

LEÉ MÁS: Para Carrió la Justicia va a pedir el desafuero de Cristina antes de que asuma su banca

Para allanar el camino, según averiguar El Destape de fuentes cercanas a la diputada, "Lilita" tiene una ambición necesaria: Quiere que la senadora electa Cristina Kirchner vaya presa cuanto antes, lo que choca con la línea de Mauricio Macri, quien piensa que es mejor que la ex mandataria siga siendo su adversario político más importante, por lo que la necesita en libertad.

Embed

La candidata del oficialismo en la Ciudad de Buenos Aires Elisa Lilita Carrió arrasó y mantuvo su caudal de votos cercano al 51% en las elecciones del pasado domingo.

Cabe destacar que antes de su tránsito por Cambiemos, Carrió logró pasar raspando las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias para las presidenciales de 2011, para posteriormente sacar un magro 1,82% (399.685 votos), el 40% de los 974.886 que obtuvo en la Ciudad este año.