La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dio un vuelvo de 180 grados en su relación con el titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión. Tras acusarlo de pedir sobornos, ahora la ex funcionaria de la Alianza le pidió que la invite a tomar el café que le prometió.

"Dijo que me iba a invitar un café y todavía no me invitó. Es un caballero, me tiene que invitar a tomar un café", instó Bullrich y señaló que, a pesar de la polémica y del momentáneo desplazamiento de Gómez Centurión de su cargo por su denuncia, las cosas con él "siempre estuvieron bien".

En declaraciones por radio Nacional, la titular de la cartera de Seguridad insistió en conminar al funcionario a cumplir con su promesa de mantener una charla con ella. "Me lo debe, si está escuchando la radio, que me invite a tomar un café", expresó.


El 19 de agosto pasado, el presidente Mauricio Macri ordenó el alejamiento del titular de la Dirección General de Aduanas (DGA) por sospechas de corrupción, luego de que la misma Bullrich radicara una denuncia penal en base a grabaciones que recibió de manera anónima sobre el hallazgo de 12 barriles con pseudoefedrina en Ezeiza.

Luego de que Gómez Centurión hiciera la denuncia ante la Justicia, la ministra de Seguridad salió a aclarar que ese hallazgo había tenido lugar "en mayo pasado".

Repuesto en su cargo el 13 de octubre pasado -al comprobarse que el material fílmico que lo incriminaba había sido editado- Gómez Centurión dijo en un reportaje que no le guardaba rencor a la ministra de Seguridad y que comprendía la reacción que tuvo en el marco de estos hechos.

"Tenemos un café pendiente cuando las cosas se aclaren. Yo entendí su rol y lo interpreté desde ese rol, no como algo personal", sostuvo el responsable de la Aduana, en esa oportunidad.