La presidenta de Transparencia Internacional, la argentina Delia Ferreira, cuestionó este sábado al Gobierno por intentar introducir el sistema de boleta única electrónica y consideró que hay "snobismo, capricho o un negocio" alrededor de la reforma electoral.

"La reforma electoral va a ganar fuerza después de las elecciones. El Gobierno quiere insistir con lo que está parado en el Senado", sostuvo la abogada cordobesa que fue elegida recientemente para estar al frente de la prestigiosa entidad.

En diálogo con Radio Rebelde, la ex presidenta de Poder Ciudadano afirmó que el Gobierno "dice que la boleta electrónica no es voto electrónico, pero es una especie dentro del género del voto electrónico, es así en todo el mundo".

"El único lugar donde se ha creado el mito de que la boleta única electrónica no es voto electrónico es en la Ciudad de Buenos Aires. Se creó un mito para saltar la legislación", añadió.

En ese sentido, la letrada consideró que adoptar "el voto electrónico sería una muy mala decisión", ya que precisó que "todos los países del mundo civilizado utilizan el sistema de boleta única en papel con distinto diseños y en algunos incorporan tecnología después al momento de ordenar las boletas para contarlas. Eso es lo que usa el mundo desarrollado hoy".

Consultada sobre los motivos que impulsan al Gobierno a insistir con esa modalidad, Ferreira planteó que responde a "un capricho, una especie de snobismo por la introducción de la máquina como si eso fuera moderno".

"Para máquinas parecidas a las que votan en la Ciudad la primera patente registrada data de 1974, o sea que de moderno no tiene nada", recordó.

Y agregó: "Algunos piensan que es cool usar una máquina y que eso nos transforma en modernos, pero ponen en riesgo el secreto del voto y la integridad de los resultados. Es un poco de snobismo y capricho, porque se les ha explicado de todas las formas posibles cuáles son los problemas y siguen insistiendo, o hay un negocio".

Aunque reconoció que la Argentina necesita "reformar varias cosas, empezando por la boleta única de papel, porque se evita el robo de boletas, la trampa de boletas falsificadas", la presidenta de Transparencia Internacional subrayó que "para corregir todas esas trampas no se necesita el voto electrónico".

"Yo quisiera que no salga" la reforma electoral que introduce la boleta única electrónica, confesó la cordobesa, quien aclaró que "en este momento el Gobierno está fortalecido porque hizo una muy buena elección".

Asimismo, la abogada indicó que "hay que regular el escrutinio provisorio, no puede estar en manos del ministro del Interior de turno, cualquiera sea el color político, porque es la cartera más política de todo el Gabinete. Tiene que estar en una mano neutral, independiente".

En esta nota