Los afiliados a la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) iniciaron un paro por 36 horas, que incluyó una movilización al Congreso, en protesta por la iniciativa del gobierno de traspasar juzgados penales y laborales a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires.

A las 10, los trabajadores comenzaron a abandonar sus tareas y se reunieron en la intersección de las calles Talcahuano y Lavalle para marchar desde allí hacia el Palacio Legislativo.

El movimiento en el interior de tribunales disminuyó sensiblemente desde ese momento, tanto en la atención al público cuanto en la circulación de personas en la sede judicial.

LEER MÁS: Antes de fustigar a la escuela pública, Macri conjugó mal un verbo en lo de Mirtha Legrand

Los manifestantes reunidos en las afueras del Palacio de Justicia lanzaron pirotecnia y corearon consignas contra el traspaso, una de las iniciativas del gobierno en el marco del denominado plan Justicia 2020”.

La UEJN, el gremio encabezado por el dirigente gremial Julio Piumato, resiste el traspaso de los juzgados nacionales a la órbita de la justicia de la Capital Federal, pues considera que se trata de una decisión “inconstitucional” del gobierno.

En similar sentido se pronunció ya la Asociación de Magistrados, la corporación que reúne a jueces, fiscales y funcionarios del Poder Judicial.

El paro iniciado hoy se extenderá durante toda la jornada de mañana, en la que no habrá atención al público ni tramitación de causas.

En esta nota