Los trabajadores de AGR-Clarín denunciaron en el día 52 de la toma de la planta que se conformó una patatota de barrabravas para desalojarlos en los próximos días.

"Hemos sido avisados por fuentes muy confiables, de que se está armando una patota de 100 barrabravas que actuarían en forma combinada con la gendarmería para producir un desalojo de los obreros que venimos reclamando contra el lockout patronal del Grupo Clarín", alertaron.

"No es nuevo, hemos visto actuar a las patotas y barrabravas en conflictos como los del Casino, el Hospital Francés y en la propia lucha de los tercerizados donde una patota al servicio de la patronal y la burocracia sindical se llevó la vida del compañero Mariano Ferreyra, siempre presente", escribieron en un comunicado de alerta.

Además, los despedidos volvieron a cuestionar al Gobierno por su inacción. "Viene dándole la espalda al reclamo de los trabajadores, en lugar de sentar a las partes en una mesa de diálogo y de intimar a Clarín a abandonar sus atropellos ilegales, reincorporando a los trabajadores y pagando los salarios atrasados, de este modo profundizaría su orientación de responder con aprestos represivos".

Los trabajadores alertaron que el Estado los espía utilizando "servicios de inteligencia, que ya cuentan con aparatos de captación de llamados y filmación que rodean ostensiblemente la planta y que han sido denunciados por espionaje ilegal, denuncia que ha recaído en el juzgado del juez Lijo sin que la situación se haya modificado en nada".

Por la situación, los trabajadores convocaron a una conferencia de prensa el viernes a las 8 en la sede de la planta AGR Clarín.

LEER MÁS: La carta de Martínez Cassina a los despedidos en AGR-Clarín

En esta nota