La revista La Garganta Poderosa denunció el miércoles a través de las redes que un grupo de policías federales detuvo a dos de sus miembros en la noche del sábado con el pretexto de "requisarlos". Luego de algunos golpes y de no encontrarles nada, los dejaron ir un metros para posteriormente interceptarlos con tres móviles con doce uniformados y llevarlos a una comisaria.

Dentro del destacamento, los golpearon y torturaron, los subieron a un vehículo encapuchados y los llevaron a un descampado. "Cuando ya había unos 10 prefectos, uno dijo que nos iban a matar, porque total nadie nos iba a reclamar", aseguró una de las víctimas.

El comunicado completo:

Embed


En esta nota