El Gobierno de la Ciudad tuvo severas fallas en el control de la fiesta Time Warp, que se realizó en Costa Salguero y donde cinco jóvenes fallecieron por el consumo de drogas de diseño y la falta de hidratación adecuada. Según reveló el programa Economía Política, la empresa presentó los papeles a último momento, violando las normativas vigentes y el permiso para realizar la fiesta llegó a pocas horas de comenzar.

Roberto Navarro mostró cómo la habilitación de la Time Warp se hizo violando las leyes vigentes, que exigen una serie de documentos de importancia que se presenten cuatro días antes del evento. Muchos de ellos, vinculados al control de los matafuegos y la estructura del escenario, recién llegaron a las oficinas porteñas el días anterior, con la consecuente imposibilidad de poder revisarlos todos para hacer una correcta inspección.

Inclusive, la inspección no se había realizado el mismo día de la fiesta, violando todas las obligaciones existentes, como tampoco hubo control de parte del gobierno porteño de que hubiera una correcta provisión de bebidas, otra de sus obligaciones. Sumado a que había más de 20 mil personas en un evento habilitado para 13 mil, todo hace recordar a la nefasta noche de Cromañón.

Costa Salguero: los responsables