Diego Curcio denunció por Radio 10 que el Ministerio de Salud no le entrega los medicamentos que necesita para hacer frente a la Leucemia Mieloide Crónica que le diagnosticaron en 2002. Su caso se hizo conocido, luego de que escribiera una carta en la que relató su problema.

"Yo no quiero quilombos. Sólo quiero que me den la medicación para poder continuar con mi vida", dijo Curcio, quien se quebró en la entrevista y dijo que por su enfermedad llegó a pesar 49 kilos.

En la entrevista apuntó contra el Ministerio de Salud y contra las autoridades de PROFE, la obra social de las personas que cobran una pensión no contributiva o por discapacidad.

LEER MAS: PAMI limitará la entrega de medicamentos gratis

"Esto no es político. Antes también me pasaba. Yo estoy sin medicación. Tomé hasta el 16 de diciembre. Llevó la copia de todos los documentos, pero no me responden", afirmó.

En la nota, Curcio reseñó su pedido: "Necesito que PROFE en tiempo y forma entregue la medicación. A mí me exigen papeles, pero ellos a veces cumplen y otras no. Te hacen tener que vos tenés la culpa de estar enfermo. La vengo peleando, pero a veces caigo".

Embed

A continuación, la carta completa de Curcio:

Soy Diego Curcio, desde el año 2002 padezco Leucemia Mieloide Cronica, y tengo indicado por los médicos que me atienden en el Hospital Durand, tomar 800 mgs diarios de esta droga que se llama Imatinib, hasta el año 2009 me la entregaba el Banco de Drogas; pero desde esa fecha me adjudicaron Profe o Incluir Salud y verdaderamente es una odisea conseguir que me den la medicación en tiempo y forma desde esa época, he llevado el caso a la justicia y Profe se comprometió a regularizar la situación, cosa que se mantuvo inestable permanentemente , y desde Noviembre de 2016 no tengo ninguna respuesta de parte de ellos, aducen que no hay medicación, hoy es 25 de enero de 2017 y ningún resultado.

De seguir así, deberé recurrir a la justicia nuevamente, pero para iniciar acciones legales por Abandono de Persona, porque en verdad es esto lo que están haciendo, no sólo conmigo, somos muchos los que estamos en estas condiciones. Una verguenza, porque no se elige estar enfermo... sucede.

En esta nota