La primera ministra británica, Theresa May, afirmó que si bien "el avance ha sido más lento que lo previsto", continuará "trabajando con Argentina para asegurar el cumplimiento de todos los compromisos del comunicado conjunto" firmado en 2016 y que implicaría el levantamiento de sanciones para empresas que operen en las Islas Malvinas.

"Sigo creyendo que hay áreas que no están relacionadas con la soberanía donde podemos trabajar juntos con Argentina para el beneficio de todos los involucrados", sostuvo May en el tradicional mensaje de Navidad dirigido a los habitantes de las Islas Malvinas.

La primera ministra afirmó que "a pesar de que el avance ha sido más lento que lo previsto" continuará "trabajando con Argentina para asegurar el cumplimiento de todos los compromisos del comunicado conjunto, incluyendo la remoción de las medidas restrictivas contra las Islas".

En su mensaje a los isleños, la mandataria británica también ratificó que Londres "nunca" permitirá que "nadie comprometa" el "derecho a la autodeterminación" de los habitantes del archipiélago del Atlántico Sur.

La dirigente conservadora se refirió específicamente al comunicado conjunto firmado por la ex canciller Susana Malcorra con la Cancillería británica el 13 de septiembre de 2016 en el que, de acuerdo a su texto, "se acordó adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos".

El texto del acuerdo, que implicaría eliminar las restricciones sobre empresas que operen en las Islas Malvinas y que están fijadas por la Ley 26.659, fue duramente cuestionado el año pasado por la oposición y también por algunos sectores de la coalición Cambiemos.

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, había advertido que no permitiría concesiones a los británicos y la Mesa Nacional de ese partido emitió un comunicado en el que indicó: "El objetivo de la política de Estado de nuestro país no se alcanzará por medio de un esquema de cooperación en el que el Gobierno británico sólo entiende la negociación como una imposición de sus condiciones".

El partido integrante del oficialismo destacó "la incompatibilidad de estas medidas con lo establecido en la disposición transitoria primera de la Constitución Nacional".

En esta nota