Más de 70 trabajadores de la conocida Clínica Estrada, ubicada en Banfield, fueron despedidos por decisión de la empresa debido a la crisis financiera que dicen afrontar. Frente a esta situación, los trabajadores decidieron tomar el centro de salud, pasar la noche en el lugar y mañana ir a una audiencia en el Ministerio de Trabajo para que le empresa de marcha atrás con la decisión.

Según pudo saber El Destape, los trabajadores ingresaron a trabajar esta mañana, mientras que a sus casas les llegaba el telegrama de despido. En el momento, la empresa llamó a la Policía para desalojarlos y el gremio intervino y se decidió tomar el centro de salud hasta mañana a las 13.

Embed

Al respecto, el secretario general de Sanidad, Sergio Oyhamburú, apuntó que “la Clínica viene con un atraso en el pago de los salarios desde hace un tiempo que derivó en una medida de fuerza y hoy está el gran inconveniente que son más de 70 despidos” y adelantó que en la audiencia "el gremio va pedir la reincorporación de los trabajadores y que paguen los sueldos en tiempo y forma”.

Con un atraso en el pago de los sueldos de tres meses, los dueños de Estrada se escudan en que atraviesan una crisis financiera, a lo cual, el dirigente gremial replicó que “la empresa lo que tiene es una pésima administración pero no es culpa de los trabajadores”.

“Los trabajadores están con una retención de tareas dentro de la Clínica, garantizan la atención mínima de la guardia y de los pacientes pero vamos a pasar la noche ahí con los compañeros y representantes sindicales”, aseveró Oyhamburú.

Embed

Asimismo, apuntó que “la empresa la quiebra no la va a presentar porque no es algo que se dictamine de la noche a la mañana” y explicó que “primero tiene que haber un preventivo de crisis, que se informe al gremio, que haya una convocatoria de acreedores y nada de eso pasó”.

“Por la experiencia que tengo, hace cuatro años atrás había aventurado que algo así iba a pasar porque veía que desde el fallecimiento del fundador de la Clínica, el doctor Bianco padre, la situación fue empeorando y las actitudes de los que quedaron era la de manejarse mal. El futuro que veo es nefasto”, advirtió el representante de Sanidad.