Crece la tensión entre el socialismo santafesino y el gobierno nacional por una deuda que tiene el macrismo.

Sucede luego de que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmara que el Estado central no tiene ahora el dinero para pagarle a la provincia la deuda acumulada por la detracción indebida del 15 por ciento de la coparticipación.

El ex gobernador Antonio Bonfatti cruzó al funcionario de la administración de Mauricio Macri, mientras que el actual mandatario Miguel Lifschitz se mostró convencido de que el Estado central "honrará" sus compromisos.

En noviembre de 2015, el máximo tribunal de la Nación le dio la razón a Santa Fe y San Luis en las demandas que entablaron contra el gobierno nacional para que cese la detracción del 15 por ciento de la coparticipación que sufrían las provincias a raíz del pacto fiscal firmado en 1992. En la misma sentencia incorporó a Córdoba. Por esa decisión, la Nación debió cesar el descuento de esos fondos en forma inmediata, a la que vez que quedó obligada entablar una negociación en un plazo no mayor a seis meses para devolver los recursos retenidos desde que se inició la demanda.

En ese marco, las declaraciones que realizó Frigerio encendieron la alarma. El ministro dijo que el gobierno nacional no está en condiciones de pagar a Santa Fe, Córdoba y San Luis los juicios que ganaron, aunque aseguró que se buscará un acuerdo para honrar esos compromisos en el mediano y largo plazo.

El gobernador Miguel Lifschitz reclamó pero al mismo tiempo buscó descomprimir: dijo estar seguro de que el gobierno nacional honrará la deuda.

En esta nota