El nuevo intendente de La Plata, Julio Garro (Cambiemos), despidió ayer a más de 3.000 empleados municipales, lo que provocó que un grupo de trabajadores ocupara ayer los pasillos del Palacio Municipal de La Plata, para reclamar contra la decisión de no renovar los contratos laborales. Si bien la nueva administración aseguró que no se produjeron incidentes, manifestantes declararon haber sido golpeados. El edificio de la Municipalidad se encuentra hoy custodiado por Gendarmería.

Un grupo de empleados, que denunciaron ese número de despidos, se manifestó ayer en la Municipalidad y aseguró que compañeros que se encontraban reclamando dentro del edificio municipal fueron golpeados por personas no identificadas.

Según informó la agencia de noticias oficial Télam, los trabajadores, que iniciaron el reclamo cerca de las 18, fueron atendidos por el secretario de Gobierno Municipal, Nelson Marino, quien informó que "se revisarán todos los contratos del personal mensualizado, ya que hemos encontrado muchos empleados de papel, que no cumplían funciones en el municipio pero que sin embargo cobraban todos los meses".

Reclamo la plata municipales despedidos

En ese marco, los empleados decidieron apostarse dentro de la Comuna e iniciaron un reclamo que se prolongó hasta llegada la medianoche, sin incidentes pero con una presencia de efectivos policiales y personal de seguridad del Palacio Municipal.

En torno a esto, el secretario General del Municipio, Javier Mor Roig, precisó que "el primer día en que asumimos, Julio Garro dio un discurso muy claro: vamos a transparentar el sistema. Nuestro compromiso es cumplir con la palabra de la gente".

"Se tomó la decisión de terminar con los puestos políticos. El cambio es hacer que la plata de los impuestos vuelva en servicios a los vecinos y deje de mantener estructuras y militantes de tal o cual puntero", dijo.

Subrayó que había "muchos empleados de papel, que no cumplían funciones en ninguna secretaría ni oficina, pero que sin embargo se llevaba un sueldo del municipio todos los meses".

Remarcó que "a lo largo de este mes todos los contratos van a ser analizados" y remarcó que esta decisión es parte de las medidas que viene adoptando el Intendente para "llevar transparencia a la gestión".